El estado de la Formación Profesional en España

El Plan de formación profesional de dos mil doce – dos mil quince acrecentó el número de matriculados a lo largo de su periodo de vigencia en un 8,5 por ciento hasta lograr los más de cuarenta y dos mil estudiantes, aunque desde el Ejecutivo autonómico se estima que la cantidad prosigue siendo baja.

Informe sobre el plan de formación profesional

En el periodo del plan se ofertaron ciento dos titulaciones, pertinentes a veintiuno de las veintiseis familias existentes, se hicieron más de doscientos setenta y ocho experiencias bilinguies en módulos profesionales y se dio capacitación concreta al profesorado a través del desarrollo de ciento nueve cursos concretos en los que participaron 1.793 personas al tiempo que otros cuarenta y tres efectuaron estancias formativas en empresas y cuatrocientos quince en labores de capacitación en TIC.

Formacion Profesional

Además de esto, con el plan se ha facilitado el acceso a la formación profesional a jóvenes bajo riesgo de fracaso escolar o bien abandono temprano mediante novecientos cincuenta y seis programas de cualificación profesional inicial que se han desarrollado con veintisiete materias diferentes y en 3 modalidades que ahora han sido reemplazados por la Capacitación Pofesional Básica, que se puso en marcha en el curso dos mil catorce-dos mil quince con 12 nuevas titulaciones y ciento setenta y cuatro ciclos.

A lo largo del periodo de vigencia del plan se ha registrado un acreciento de alumnado del 8,5 por ciento hasta lograr una cantidad cercana a los cuarenta y dos mil estudiantes, aunque, conforme el mencionadocómputo, la cantidad de matriculados prosigue siendo baja si se tiene presente que para el año dos mil veinte va a haber en España una población activa estimada más de veinte millones de personas, con un acreciento de 1,4 puestos sobre las necesidades del año dos mil diez y que un cincuenta por ciento de estas personas deberían tener un nivel medio de cualificación que se consigue, esencialmente, a cargo de la formación profesional. Actualmente, el número de titulados de Formación Profesional representa solamente algo menos del 23 por ciento de la fuerza productiva que requerirá el mercado laboral en el año dos mil veinte.

Esto se genera, conforme el cómputo, en que la formación profesional todavía no disfruta del mismo prestigio que la educación general. De esta manera, apunta que el porcentaje de matriculados en ciclos de grado medio por ejemplo en Castilla y León en el curso dos mil trece-dos mil catorce fue del treinta y cinco por ciento con respecto al matriculado en Bachillerato que alcanzó el sesenta y cuatro por ciento. Datos que están muy lejos del porcentaje conseguido por ejemplo por los centros de formación profesional en Granada o de otras zonas como Cantabria, donde el reparto es cuarenta y cinco y cuarenta y seis por ciento.

Las familias y los jóvenes prosiguen considerando el bachillerato como un trayecto de mayor éxito, que ofrece mejores ocasiones para el desarrollo personal y profesional y mayor facilidad para acceder a empleos mejor remunerados, mantiene el informe, que agrega que, a consecuencia de esta percepción social, la Formación Profesional es una alternativa por la que opta una gran parte del alumnado que en algún instante ha tenido contrariedades para mejorar en sus estudios básicos.

Por eso la edad media del alumnado en más de un cuarenta y ocho por ciento de los casos supera los veinte años y más del catorce por ciento tiene entre treinta y treinta y nueve años y solo uno de cada 4 es menor de dieciocho años lo que quiere decir que la mayoría ha repetido alguna vez en etapas precedentes, esto es, ha tenido la sensación de fracaso en la etapa escolar.

Formación Profesional Dual

También, el informe recoge que en la formación profesional en el centro de trabajo, que se llama Dual, han participado más treinta mil pupilos, de los que uno de cada 4 seguía trabajando en exactamente la misma empresa donde efectuó el módulo un año tras acabar sus estudios. Sin embargo, esta nueva formación profesional está avanzando tímidamente y sin un modelo uniforme en el conjunto del Estado, al paso que su desarrollo presenta importantes diferencias entre la zona rural y urbana.

En lo concerniente a la formación profesional durante la vida, a lo largo de la vigencia del plan se han presentado seis mil personas a las pruebas para la obtención de un título de Formación Profesional, más de cinco mil de las que han superado módulos profesionales por medio de las convocatorias anuales que se han efectuado. De igual manera, se han llevado a cabo pruebas de acceso a las enseñanzas de Capacitación Pofesional en las que han participado veintitres mil personas y asimismo se han llevado a cabo noventa y un cursos preparatorios para las pruebas de acceso a ciclos de grado superior en los que se han formado cinco mil quinientos estudiantes. Por otra parte, se ofertaron ochenta y cuatro ciclos de formación profesional con cuatrocientos sesenta y tres módulos profesionales en la modalidad de oferta parcial.

Pese a estos datos, el informe reconoce que prosigue siendo preciso fortalecer la Formación Profesional durante la vida para acrecentar el nivel de cualificación profesional y la empleabilidad de la población en edad activa, ofertando más oportunidades de acceso a la capacitación y cualificación profesional abierta a las personas adultas, tal como nuevas y mejores oportunidades de capacitación, cualificación profesional y acreditación de las competencias adquiridas durante la vida, tanto en el sitio de trabajo como mediante la capacitación de carácter no formal.

Programa Centro-empresa

En lo referente a la cooperación con las empresas, el informe estima que en este sentido los avances del plan han sido positivos, donde se han subscrito casi nueve mil convenios concretos con empresas para la realización de la capacitación en el centro de trabajo, un cuarenta y tres por ciento más que en el plan precedente y en el programa Centro-Empresa se ha pasado de 6 actuaciones en el curso dos mil once-dos mil doce en el que se puso en marcha a ciento setenta y uno proyectos en setenta y nueve centros.

También, el informe recoge la necesidad de fortalecer el papel de los centros integrados de Formación Profesional, fortaleciendo sus funciones, dotándoles de una regulación precisa y de una oferta que incluya acciones dirigidas tanto a jóvenes en edad escolar como a población trabajadora y fomentar que estos centros se formen en un claro referente para los procesos de reconocimiento, evaluación y acreditación de competencias profesionales adquiridas a través de experiencia laboral y vías no formales de capacitación, siendo sedes permanentes del convocado proceso y de los de innovación, desarrollo tecnológico y administración de la calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *