Funcionamiento de las comunidades de propietarios

Las comunidades de propietarios se encuentran formadas por el conjunto de dueños de los diferentes pisos y locales de un inmueble en régimen de propiedad horizontal.

Las comunidades de propietarios existen, incluso sin constitución formal expresa de las mismas (la propiedad horizontal existe en ausencia de su constitución formal), según los especialistas de gestión de fincas consultados, desde el instante del nacimiento de la propiedad horizontal, el que puede generarse aún antes que se haya concedido el título constitutivo de la propiedad horizontal (artículo dos LPH), al no depender de la voluntad de los dueños por venir impuesto por ley.

La figura de la Junta de Propietarios

La junta de propietarios es la única que puede decidir sobre los temas del conjunto:

  • junta de propietariosDestino del dinero comunitario
  • Obras
  • Reglas internas
  • Nombramiento y cese de los cargos
  • Otros temas relacionados con la comunidad

Debe reunirse por lo menos una vez por año y siempre y cuando la convoque el presidente o bien la fomente la cuarta parte de los copropietarios (más información sobre la comunidad de propietarios). Sus pactos tienen que plasmarse en un libro de actas tramitado, con la firma del presidente y del secretario.

Las funciones del Presidente

El presidente se escoge entre los propietarios. Como de manera frecuente no hay voluntarios, puede designarse por sorteo o bien por turno. Es obligatorio admitir el cargo, si bien extraordinariamente puede pedirse el relevo frente al juez.

comunidad de propietarios

El presidente representa a la comunidad en el caso de juicio, encabeza las juntas y solicita formalmente a los vecinos molestos que dejen de serlo, por ejemplo el típico caso de vecinos morosos. Mas no puede decidir solo, salvo en el caso de emergencia (la ruptura de una tubería, por poner un ejemplo), notificando a la junta de manera inmediata.

Además de esto, va a ser secretario y administrador, a menos que se prevean cargos separados. Para eludir inconvenientes, lo mejor es que, toda vez que se proponga algún tema de relevancia, la junta establezca por escrito qué le autoriza a hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *